Francisco Sánchez…

…Paco de Lucía.

El valor de algunos documentales se encuentra a nivel estético, cuando en ellos se incluye imágenes muy bellas, o una edición muy original, por ejemplo.

En otros, hallamos su valor a nivel conceptual: nos hacen llegar a conclusiones nuevas, o modificar nuestra perspectiva sobre algo.

Pero existe otro tipo de documentales, que no destacan a ninguno de estos dos niveles -ni estético, ni conceptual- y que son igual de valiosos que los anteriores. Se trata de los documentales que destacan, precisamente, a nivel documental.

“Francisco Sánchez, Paco de Lucía” es uno de estos documentales. Sus imágenes no son especialmente llamativas, no aspira a innovar en aproximaciones, ni narrativas -de hecho no se ha proyectado en cines, sino que ha sido concebido para la televisión-. Pero consigue esa magia inaccesible que a veces se esconde tras la verdad de las cosas.

No en vano, a este tipo de películas -a éstas que hablan de “lo que pasa en realidad”- se las denomina “Documentales”. Son más “documento” que cualquier otra cosa: más “documento” que “Arte” -aunque haya entre ellas verdaderas obras maestras-. Más “documento” que “entretenimiento” -aunque muchos documentales sean muy amenos. Y más “documento” que “reflexión” -aunque algunos documentales cambien literalmente el modo de pensar de millones de personas-.

Sin documento, sin testimonio, no hay documental.

“Yo me alejo de todo lo que me recuerde a Paco de Lucía” – dice Francisco Sánchez-. Y es cierto. En la hora y media que dura la película, el espectador puede constatar que el guitarrista es una persona solitaria, sencilla, muy trabajadora y celosa de su intimidad. Es la primera -y probablemente la única- vez que permite a un equipo de grabación acercarse de este modo a su vida cotidiana y a su modo de obrar. Y por eso, tratándose de Paco de Lucía, Maestro incuestionable, Grande de todos los tiempos, Mito viviente, Artista universal, la cinta adquiere más valor documental -si cabe- que otras piezas de museo.