Enhorabuena, Birmania

Ayer El País publicaba una noticia de esas que uno lee por encima: “El partido de Aung San Suu Kyi podrá participar a las elecciones birmanas”. A primera vista, no parece gran cosa. Pero “la cosa” empieza a coger dimensión a medida que uno conoce la historia. Esta señora, demócrata, Premio Nobel de la Paz […]

Ayer El País publicaba una noticia de esas que uno lee por encima: “El partido de Aung San Suu Kyi podrá participar a las elecciones birmanas”. A primera vista, no parece gran cosa. Pero “la cosa” empieza a coger dimensión a medida que uno conoce la historia. Esta señora, demócrata, Premio Nobel de la Paz -por cierto-, ha pasado 15 años en arresto domiciliario. Por demócrata.

Desde hace medio siglo, Birmania ha sido una dictadura militar regida con mano de hierro, en la que el mero hecho de grabar con una videocámara por la calle constituía un delito de primera magnitud. Y ahí es donde queríamos llegar.

“Birmania VJ: Informando desde un país cerrado” es el título de un documental dirigido en el año 2009 por el danés Anders Østergaard. La práctica totalidad de las imágenes que lo ilustran fueron obtenidas por reporteros birmanos que -en 2007- escondiendo sus cámaras, jugándose la vida, consiguieron documentar el antecedente histórico que desencadenó la caída del Régimen -en marzo de 2011- y posibilitó esta noticia de ayer, tan desapercibida.

Cientos de miles de monjes budistas se manifestaron entonces contra el “Régimen de los Generales”, ellos iniciaron la revuelta, de eso habla el documental. De eso y de la labor del medio centenar de periodistas que consiguieron sacar del país las imágenes de las manifestaciones, de la represión, de los asesinatos. “Birmania VJ…” se convierte así, no sólo en la excelente película que es, llena de pasión, de intriga, de emoción, sino fundamentalmente en una herramienta de cambio social, en un elemento más -quizás el más importante- de la lucha por la libertad.

El documental contiene abundancia de imágenes que se quedan grabadas en la retina. Un monje muerto flotando en el río. Una interminable hilera de túnicas naranjas recorriendo las calles. Miles de personas aplaudiendo a su paso, uniéndose tímidamente a la protesta. “Cuencos de las almas” vacíos…

Enhorabuena, San Suu Kyi. Enhorabuena, monjes. Enhorabuena, periodistas anónimos, lo habéis conseguido.

Ver documental

Ficha técnicaAyer El País publicaba una noticia de esas que uno lee por encima: “El partido de Aung San Suu Kyi podrá participar a las elecciones birmanas”. A primera vista, no parece gran cosa. Pero “la cosa” empieza a coger dimensión a medida que uno conoce la historia. Esta señora, demócrata, Premio Nobel de la Paz -por cierto-, ha pasado 15 años en arresto domiciliario. Por demócrata.

Desde hace medio siglo, Birmania ha sido una dictadura militar regida con mano de hierro, en la que el mero hecho de grabar con una videocámara por la calle constituía un delito de primera magnitud. Y ahí es donde queríamos llegar.

“Birmania VJ: Informando desde un país cerrado” es el título de un documental dirigido en el año 2009 por el danés Anders Østergaard. La práctica totalidad de las imágenes que lo ilustran fueron obtenidas por reporteros birmanos que -en 2007- escondiendo sus cámaras, jugándose la vida, consiguieron documentar el antecedente histórico que desencadenó la caída del Régimen -en marzo de 2011- y posibilitó esta noticia de ayer, tan desapercibida.

Cientos de miles de monjes budistas se manifestaron entonces contra el “Régimen de los Generales”, ellos iniciaron la revuelta, de eso habla el documental. De eso y de la labor del medio centenar de periodistas que consiguieron sacar del país las imágenes de las manifestaciones, de la represión, de los asesinatos. “Birmania VJ…” se convierte así, no sólo en la excelente película que es, llena de pasión, de intriga, de emoción, sino fundamentalmente en una herramienta de cambio social, en un elemento más -quizás el más importante- de la lucha por la libertad.

El documental contiene abundancia de imágenes que se quedan grabadas en la retina. Un monje muerto flotando en el río. Una interminable hilera de túnicas naranjas recorriendo las calles. Miles de personas aplaudiendo a su paso, uniéndose tímidamente a la protesta. “Cuencos de las almas” vacíos…

Enhorabuena, San Suu Kyi. Enhorabuena, monjes. Enhorabuena, periodistas anónimos, lo habéis conseguido.

Ficha técnica

2 Comments

  1. Dokult dice:

    Aunque la Democracia española sea imperfecta, aunque en realidad sea una Partitocracia, lo cierto es que en España se puede grabar por la calle y luego publicar esas imágenes, sin que la policía te arreste, te torture, o te mate.
    En casos así, en Birmania, ya no se trata tanto de la utilidad -o no- del voto, sino de la pérdida tanto de las libertades como de los instrumentos para recuperarlas.
    De momento, durante este periodo de transición, Birmania está presidida por uno de los miembros de la antigua dictadura, pero el bloqueo por parte de Estados Unidos, la presión tanto nacional como internacional y el propio desgaste del Régimen han desembocado en la liberación de 200 presos políticos (de los 2000 que se calcula que hay), en la convocatoria de elecciones (previstas para principios de 2012), y en otros progresos impensables hace 5 o 7 años. Al final, Rajoy o Rubalcaba, da igual, mientras que no torturen ni maten.

  2. Isabel dice:

    Una lucha con final justo, siempre y cuando la democracia que consigan no sea tan poco democracia como la que abunda en el mundo…
    Eso sí, lo dice una que nació con el derecho a voto.

Comentar

Nombre: (requerido)

E-mail: (requerido)

URL:

Comentario:

*